Retrofuturismos: Steampunk y similares

El Steampunk y los otros retrofuturismos son una especie de máquina para viajar en el tiempo y cruzar dimensiones. Nos permiten desplazarnos a mundos anacrónicos o distópicos ambientados en el pasado, el presente y el futuro. Esas realidades están abarrotadas de máquinas de vapor,  ordenadores con estética industrial o experimentos genéticos, entre otras cosas.

El retrofuturismo puede definirse como una tendencia estética que rescata la concepción sobre el futuro presente en las sociedades del pasado, descrita en textos, ilustraciones y otras formas de expresión. Estas fuentes predecían un mundo lleno de máquinas e invenciones extrañas. Dentro de este genero podemos encontrar un gran abanico de subgéneros que se ajustan a descripciones de distintas épocas. 

El sufijo «-punk» representa la naturaleza contracultural del género, la cual ayuda a distinguir y a declarar su oposición a la estética o incluso a las corrientes políticas del momento. 

Steampunk

El Seampunk se inspira en la segunda mitad del siglo XIX, en pleno auge de la Revolución Industrial. Fomenta el pensamiento positivista de la época victoriana como visión en cuanto a la ciencia y a la tecnología. La energía de vapor tiene una gran importancia estética y tecnológica, aunque la energía eléctrica no queda excluida. Simplemente, no está tan presente, sino que es relevada al nivel de curiosidad científica.

En sus inicios, se trataba de un subgénero literario nacido dentro de la ciencia ficción especulativa.  A día de hoy, este subgénero ha evolucionado y se ha transformado en un movimiento artístico y sociocultural que refleja una ambientación donde la tecnología a vapor sigue siendo la predominante. En este tipo de mundos, a menudo encontramos elementos comunes de la ciencia ficción o la fantasía.

Dentro de este subgénero, podemos encontrar dos subdivisiones:

Steampunk histórico: Esta corriente presta especial mimo a los elementos históricos. Incluye relatos de ciencia ficción ambientados en la época de la revolución industrial y enfatiza los artilugios y maquinarias alimentados por carbón y vapor. 

Steampunk fantástico: La mayor parte de los trabajos originales dentro del Steampunk están ambientados en un entorno histórico, pero a partir de 1990 el termino se ha extendido y se ha huido de la veracidad histórica. Las narraciones se enmarcan en mundos completamente imaginarios donde criaturas fantásticas coexisten con los elementos tecnológicos y anacrónicos propios del género.

Dieselpunk

El término Dieselpunk hace mención al movimiento artístico y literario que combina las diferentes estéticas comprendidas entre 1920 hasta 1950 con las de nuestro presente. Busca crear algo nuevo, impredecible y diferente  al mezclar el espíritu de una era pasada con la tecnología moderna y la actitud de hoy en día.

Este género se inspira en la era Diésel y el impacto cultural, tecnológico y social que se deriva de este periodo. Combina elementos de la literatura pulp, el cine negro y el Art Déco.

Se considera era Diesel al espacio de tiempo que comienza con el final de la Primera Guerra Mundial finaliza al inicio de la Segunda Guerra Mundial. Ambas Guerras Mundiales son un tema bastante común dentro de este retrofuturismo.

Atompunk

Tiene ciertas similitudes con el Dieselpunk, ya que ambos retrofuturismos tienen cierto aire bélico. Nos hace adentrarnos en el periodo comprendido entre los años 1945-1965, donde tuvieron lugar tanto la era atómica, que da nombre a este subgénero, como la era espacial. Ambas se enmarcan dentro de la Guerra Fría entre La Unión Soviética y Estados Unidos, donde se podía palpar la paranoia por la intangible presencia comunista en la nación.

El Atompunk explora una serie de tecnologías y conceptos muyt marcados En primer lugar, defiende la existencia de una energía nuclear barata al alcance de todos. Además,  se interesa por la edición de la materia a niveles atómicos o moleculares. Algunas historias se fundamentan en la exploración espacial o submarina o la terraformación de nuevos entornos. Como personajes secundarios, cabe destacar la presencia de ayudantes robóticos.

Clockpunk

Este retrofuturismo se basa en el Renacimiento. En esta era pre-industrial, toda la tecnología está basada en relojes y mecanismos mecánicos. También conlleva su particular filosofía de que una persona debe ser culta y poseer conocimientos de todas las ciencias.

La palabra Clockpunk hace referencia a la importancia de los mecanismos mecánicos de relojería que caracterizan esta ambientación.

En resumen, la tecnología de un mundo Clockpunk haría hincapié en inventos y artilugios mecánicos como los de Da Vinci y otros inventores italianos del siglo XIV, así como en la profusión y desarrollo de armas de fuego (artillería, fusilería, pistolas, y demás), ballestas, etc.

 

Nuevos retrofuturismos: Teslapunk

Entre todos los retrofuturismos, el Teslapunk está tomando una gran presencia en el cine con películas como El Prestigio, La Guerra de las Corrientes o Sherlock Holmes: Juego de Sombras. En el campo de la literatura, si tuviera que recomendar una obra ambientada en este retrofuturismo sin duda me decantaría por The Lazarus Machine de Paul Crilley.

El nombre de este subgénero deriva del científico e inventor Nikola Tesla. Se nutre de la narrativa y del estilo visual de los siglos XVIII, XIX y principios del XX, y en especial, de aquellos inventos donde la electricidad tiene un papel fundamental. Normalmente este subgénero se imagina una historia alternativa donde la energía eléctrica libre ha desplazado a otras fuentes de energía.

retrofuturismos teslapunk

Crea tu propio retrofuturismo

Estos no son más que unos ejemplos del amplio abanico de retrofuturismos que existen. Todos ellos representan una oportunidad de explorar una sociedad alternativa basada en unos rasgos estéticos, culturales y tecnológicos determinados que permiten a los autores especular y crear realidades paralelas interesantes.

Debemos tener en cuenta que estos nombres no son más que etiquetas para clasificar las obras existentes y agruparlas en una gran familia, pero nadie te prohíbe explorar mundos desconocidos con una nueva ambientación y, quién sabe, quizás sentar las bases de un nuevo retrofuturismo.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *